Empezar por lo primero es fundamental.

¿Qué es una emoción?

La palabra proviene del latín emotio que significa movimiento o impulso. Sin embargo en el área de salud, lo definimos como sentimiento o percepción que se genera ante un estimulo real o imaginario.

Entendemos por emociones positivas y negativas de manera muy subjetiva, clasificamos nuestro pensamiento y emociones según nuestras experiencias previas y enseñanzas directas e indirectas.

Pero lo que es definitivo, es que sea cual sea nuestra clasificación para {positivo/negativo} esto va a tener un efecto neuroendocrino en nuestro cuerpo, y ambas, son parte fundamental de nuestra evolución.

Hasta aquí podemos decir que las emociones son reacciones psicofisiológicas de las personas, en busca de adaptación al medio ambiente.

Quiero que viajemos de manera sencilla dentro del cuerpo humano y conozcamos cómo responde él y entendernos un poquito más.

Las emociones negativas son las que más se han estudiado, por sus consecuencias en la salud. Éstas, en cantidades adecuadas, tienen funciones útiles en la vida del ser humano, nos adaptan para ejecutar eficazmente conductas que se requieren ante respuestas sociales, socialmente favorecen la comunicación permitiendo la interacción, y la emoción energiza la conducta motivada .

Pero, a pesar de sus beneficios, la raya puede cruzarse y convertirse en un problema que interfiere y genera malestar. En el cual, el cuerpo entraría en un estado vulnerable donde las defensas bajan y se activan respuestas de estrés que de manera crónica dañan nuestros órganos y probablemente, a su vez, también estemos más propensos a tomar hábitos poco saludables, conclusión… se convierte en una bola de nieve.

Ahora….¿A quién no le gusta sentirse bien?

Las emociones positivas por su lado, son la otra partida del juego. Son neurotransmisores (sustancias químicas) que se secretan en el cerebro ante experiencias gratificantes. Pero, ¿qué pasa con esto? A nivel cerebral estamos hablando de circuitos de placer y recompensa, que en el organismo facilitan la interacción entre sistemas nervioso, inmunológico y endocrino, favoreciendo un estado interno adecuado.

¿Cómo podemos estimular estas respuestas? Las relaciones intrapersonales e interpersonales a manera de deporte, alimentación, música, etc.

Es importante saber que todos sentimos placer ante distintas experiencias, por lo que dedicarnos tiempo y conocernos, es fundamental.

Como mucho en esta vida, se trata de un “tire y encoje”, es un equilibrio que constantemente esta en movimiento y que es parte de nuestro progreso como seres humanos. No sería sano polarizarnos ante blanco o negro. Por lo que las invito a regalarse tiempo, aprender a vivir y disfrutar sus propias experiencias, y ser conscientes del coctel interno que producimos.

Con mucho cariño,

Sofi.

 

Contacto
FB: wildflower.med
IG: wildflower_med