Hoy mi amiga y colaboradora Graci de Vida Consciente; Licenciada en Psicología nos comparte este bello post hablando sobre el “Arte de la empatía”. Para mi es un tema super interesante ya que nos lleva al autoconocimento y tambien muchas veces a soltar y fluír pero siempre estando presentes y conscientes. Gracias Graci por compartirnos y darnos un enfoque holístico sobre este tema. Aquí les dejo el lindo post de nuestra Colaboradora Frutal<3

“Los seres humanos, como el resto de los mamíferos en este planeta, somos criaturas en busca de la vinculación, cuando una ballena encalla, encallan todas las demás.

Con lo anterior quiero hacer referencia que en nuestra naturaleza está el establecer relaciones con otras personas, ya sean de amistad, de pareja o familiares, estos vínculos (si son seguros), nos aportan confianza en nosotros mismos, nuestro sistema inmunológico funciona mejor, descansamos mejor, pensamos mejor y muchos beneficios más, he aquí la paradoja de la dependencia.

Cuando atravesamos situaciones difíciles buscamos refugio en estos seres, pero ¿qué sucede cuando nuestro refugio no es seguro o no nos aporta la confianza suficiente?

Nos sentimos incomprendidos/as y solos para lidiar con nuestras dificultades, esto provoca que nos establezcamos en un estado de hipervigilancia, lo cual dificulta no solo nuestro desenvolvimiento con los demás; impide que tomemos decisiones asertivas y afecta el área de broca (ubicada en nuestro cerebro), la cual está implicada en el lenguaje, por lo que se nos dificulta articular qué nos sucede.

Es por eso, que dominar el arte de la empatía no solo te beneficia a ti, sino a tus seres queridos, te proporciona la habilidad de entender a otro ser humano en su dificultad y desde esa posición poder ayudarle a salir de ahí y ser la mejor versión de sí mismo/a.

La empatía es la habilidad de ponerte en los “zapatos” del otro, entender el fondo y no solo la forma.

¿Cuántas personas son diagnosticadas y medicadas, pero no comprendidas? Para esto se requiere un esfuerzo mayor.

En este post quiero introducirte en el dominio de este arte; pero antes quiero que leas la siguiente frase:

El último punto es clave, para poder practicar la empatía debes estar “sintonizada y ser dueña de ti misma”; saber leerte, darte cuenta de las emociones que sientes (que de hecho las puedes identificar con sensaciones corporales) y poder nombrarlas, identificar qué es lo que está detonando tal emoción y además cómo regularla; esto te impulsa a ser más asertiva. Para lograr esto puedes ir a terapia, hacer yoga, meditación, artes marciales (y muchas otras actividades más).

Una vez que logres sintonizarte contigo misma, estás lista para ser empática.

Ahora ¿como?

Bessel van der Kolk en su libro “El cuerpo lleva la cuenta”, comentó que muchas personas que han sufrido traumas logran recuperar muchos aspectos de su vida con terapia con otros mamíferos (puede ser simplemente haciéndose cargo de ellos), como los caballos, los perros y los delfines, estos seres que están de manera incondicional logran sanar heridas. Lo mismo podemos hacer nosotros los humanos, saber estar sin juzgar.

Uno de mis profesores, José Navarro Góngora, experto en crisis y trauma, entre muchas de sus publicaciones, escribió un artículo llamado “Intervención en Crisis: conceptos y procedimientos” para la Universidad Complutense de Madrid, en el cual expone el cómo al unir algo positivo a lo negativo de un suceso crítico puede cambiar la experiencia de una persona. Un ejemplo que él dio fue acerca del atentado terrorista en Atocha, en el cual una mujer fue rescatada por un muchacho tras detonarse la bomba, tiempo después, buscó a su “ángel” para agradecerle, la narrativa de su historia cambió.

En pocas palabras, para ejercer este don innato (muchas veces olvidado), la clave está en saber estar sin juzgar, tender una mano (en todos los sentidos de esta expresión, desde un abrazo, unas palabras gentiles, sostenerle literalmente las manos…), unir algo positivo a lo negativo de la situación, lo que no te mata te fortalece.

Espero que este post te oriente en esa reconexión contigo misma(o) y que puedas dominar el arte de la empatía, por un mundo con mayor amor y bienestar.”

Con muchísimo cariño,

Graci.